22 jul. 2013

TRASCENDENCIA


Algunas de las cosas que me pasan a diario despiertan en mí reflexiones que, más tarde o más temprano, necesito volcar de una de las maneras con las que más disfruto para comunicarme con los demás: escribir. La otra es hablar que, aunque no siempre, es el deporte que más practico por  profesión y por devoción. También tengo que decir que la edad reposa mis ideas y me deja disfrutar de ellas saboreando preciosos momentos de silencio que comparto con muy pocas personas y hasta con ninguna.
Total que ayer, hablando con una buena amiga (ya os lo decía o) a la que admiro y aprecio por su arranque, su talante currante y su coraje luchador, me decía con una sonrisa que esto que estoy haciendo yo, lo de escribir novelas, es algo que quedará para la posteridad, para cuando ya no esté en este mundo. Algo así como un legado que podré dejar a mis hijas y a la humanidad a modo de "ahí tenéis la herencia de vuestra madre que un día decidió ofrecerle al mundo sus escritos". 
Y eso me hizo pensar. Mucho más de lo que hubiera imaginado hasta el día de ayer. Es que ni siquiera me lo había planteado. Escribo porque me gusta. Qué digo me gusta, ¡me encanta! Escribo porque sí, y nunca me había parado a pensar que quizás algún día alguien tome entre sus manos una de mis novelas y sonría pensando: - Mira, la novela tal o cual que escribió Pepa Fraile. ¡Qué vértigo!
Ufff, si me paro a pensar en profundidad lo cierto es que es una cuestión que me sumerge en una especie de espiral mental al tiempo que satisfacción.
Y es verdad. Independientemente del valor que representen las mías y las de cualquier persona que, como yo, decidió algún día dejar este humilde legado, existe el factor trascendente que nadie podrá poner en duda.
Las siete verdades de Elena y El secreto de Amalia son, de momento, las huellas que dejaré algún día, espero que muy lejano en el tiempo.
 
PepaFraile 2013
 

7 jul. 2013

AL RESPECTO Y CON RESPETO

Tenía que suceder...y lo estaba esperando con los dientes apretados, dicho sea de paso. Como tantas otras cosas, lo hecho, hecho estuvo.
 Las siete verdades de Elena es una estupenda novela que, en su primera versión, contaba con errores de ortografía. Sí, mea culpa. Como soy quien la ha pensado, escrito, corregido, releído, vuelta a releer multiplicado a la enésima potencia, maquetado, ilustrado y vendido (mejor usar el gerundio ya que en eso estamos)...Pues eso. Todo mío, hasta las faltas. Errores que seguramente a mí también me habrían molestado al leer una historia repleta de acción y emoción. Y no es que lo diga yo, es que lo dicen todas las personas que la han leído, a pesar de que la mayoría no brinden sus comentarios al mundo desde Amazon, esa gran lanzadera a la que los escritores estamos expuestos.

No puedo negar que me haya escocido un poco, bueno, un poco más que un poco, es verdad. Y no tanto por algo que no podía negar, muy a mi pesar. Y digo podía porque Las siete verdades de Elena ha sido revisada con la esperanza de que mis lector@s puedan disfrutar de una novela que, como expresa el último comentario al que podéis acceder sin problema desde Amazon, es una "historia fantástica" y es "una historia tan buena...". 
Lo que me da más pena es que aún así, y a pesar esto, el título que encabeza el comentario haya sido "lleno de faltas", incluyendo algunos ejemplos que para mi gusto también podían haber sido obviados. Sinceramente. Mi novela, de casi 600 páginas, NO estaba llena de faltas. Tenía faltas. Por lo demás, un par de apuntes para quienes no lo sepan. Bueno, tres.
Primero: Las siete verdades de Elena no es una novela gratuita. La regalé únicamente el día de Sant Jordi a todos los que quisieran leerla. Los derroteros del "escritor indie"  para darse a conocer conllevan mucha soledad y al mismo tiempo mucha libertad, que para eso somos como Juan Palomo con aquello del yo, me, conmigo...
Segundo: El respeto al lector es sagrado para mí, sin concesiones de ningún tipo, e imagino que también para todos los que escribimos con el deseo de gustar ya que si no quisiéramos ser juzgados por nuestra calidad literaria tendríamos los cajones llenos de hojas escritas para limpiarnos los mocos o las lágrimas. Inclusive con faltas. Mi historia no está por encima de su calidad ortográfica, por supuesto, faltaría más. ¿El respeto a la propia lengua? Las respeto permanentemente con todo mi entusiasmo. Y encima tengo la suerte de tener dos que uso, disfruto y comparto a diario.
Tercero: ¿Justificaciones? las justas y un poco menos. No hay más. Donde hay una historia fantástica...la hay. Donde hay faltas de ortografías...las hay.

PD. Primera. YA NO... Así que no esperéis más para comprarla, leerla, disfrutarla y por supuesto...comentarla libremente.
PD. Segunda. Gracias sinceras Elena por tus aportaciones, tus comentarios y tu valoración, aunque todavía me escuece ese título un tanto injusto que bajo mi criterio has puesto.

PepaFraile 2013

4 jul. 2013

YO TAMBIÉN TENGO UN SECRETO...

Como hago casi a diario, hoy he procedido (qué rimbombante suena pero es lo que me sale ahora mismo) a consultar mis cuentas. No las del banco, que las pobres se encogen para atrás cada vez que estoy a menos de tres metros del cajero. Sí, de esa máquina de la que curiosamente salen billetes así, como quién no quiere la cosa, siempre que haya alguno despistado que no se ha ido de recibos, seguros, impuestos y otras hierbas.
Bueno nada, que me voy por los cerros de Úbeda. El caso es que borro muchos correos spam que te anuncian de esto, de lo otro y de lo de más allá.
Mira, me ha hecho gracia. Uno de ellos, perteneciente a una plataforma de estas en la que todo son gangas, rebajas alucinantes, mitades y hasta cuartos de precio y otras muchas ventajas que nunca leo, básicamente, para no despertar la consumidora que llevo dentro, me ha gustado el asunto. "María...tenemos un secreto...". Y yo he pensado: ¡Ja! ¡Y yo otro! Y he sonreído como una boba pensando en mi protagonista, que qué voy a decir yo, me gusta mucho. "EL SECRETO DE AMALIA", que tengo muchas ganas de que leáis. Así que lo dicho, pronto pronto.
Pd. No he sucumbido a la compra de ninguna ganga...y eso que estamos de rebajas.

PepaFraile

Páginas vistas en total