27 abr. 2014

ENREDADA POR UNA PÁGINA SUPUESTAMENTE PROMOCIONAL

Todos sabemos que la compra, suscripciones y acceso a productos a través de la red es algo que para muchos todavía es visto con recelo. Y tengo que decir que no es para menos en algunos casos en los que el engaño lleva traje de promoción y el gancho viste corbata y chaqué convirtiéndose, cuando te quieres dar cuenta y por supuesto ya es tarde, en la sombra de una sonrisa burlona que te dice por la espalda: Caíste como un imbécil.

Ayer me pasó una cosa que quiero compartir con vosotros. Fui víctima de una venta/suscripción engañosa de la que todavía no me he podido quitar el mal sabor de boca. Me sentí torpe y tonta, además de estafada, por supuesto.
Se trata, sin más, de la página PREMIOK, y lo pongo en mayúsculas para que no tengáis la misma ingenua tentación de ir al cine por 2 euros tal y como dice aquí.

Para hacer el cuento corto, como dice una querida amiga mía mexicana, esto no es ni más ni menos que una técnica capciosa de suscripción que te obliga, sin que hayas tenido en ningún momento la percepción de se ser así, a pagar una cuota mensual de más de 19 euros de la que, supuesta y posteriormente, podrás descontar una especie de descuentos. Sí Sí.
Hasta que haces el pago de los cuatro euros para ir al cine y esperas recibir en tu correo los vales o el comprobante todo va "bien". Cuando te quieres dar cuenta y empiezan a sonar aquellas alarmas que te dicen: -Sal de aquí que te están liando-, no sólo has pagado los 4 euros con los que ibas a ir tan satisfecha al cine en esta supuesta promoción. Cuando la mosca sale de detrás de la oreja y decides darte de baja y dar por perdidos los malditos 4 euros el sistema te dice que al darte de baja pagarás la penalización de 15’90 euros por no permanecer como socio durante al menos un mes. ¿¿¿¿¿Cómo socio????? Me pregunté yo ayer, que la única intención que tenía era la de echarme unas risas ante la gran pantalla pensando “Qué hábil que he sido al encontrar esta oferta”. Lo que me sentí fue torpe multiplicado a la enésima potencia. Torpísima. Además, existe un grupo en Facebook “Afectados por la estafa de Premiok”. Quién me mandaría a no mirarlo antes cuando empecé a sospechar.
Esta mañana he pagado la citada penalización, me he dado de baja en la página engañosa, algo que también está tramado para que tengas que dar varios pasos, confirmaciones, razones y hasta una encuesta en la que te preguntan por qué. ¿Por qué? Porque las cosas no se hacen así, porque las redes permiten estas trampas y al mismo tiempo que puedan ser reveladas como estoy haciendo yo ahora mismo y si este escrito sirve para no se os ocurra ni siquiera entrar ya me doy por satisfecha.
Hay técnicas de marketing enmascaradas que no tienen precio. Esta sí. Más de 19 euros si te descuidas en un clic.
Por cierto, al final me fui al cine, me eché esas risas que estaban pendientes, aunque la excursión me costó como se dice: LA TORTA UN PAN. Que les den…
Pepa Fraile 2014




Páginas vistas en total