31 dic. 2011

EL FINAL Y EL PRINCIPIO

Finaliza un año en el que he visto hechas realidad algunas de mis mayores ilusiones, en el que he podido disfrutar del amor de los míos, en el que he reído y llorado al lado de aquellos que me quieren, en el que he sentido rabia, admiración, impotencia y fuerza.
Finaliza un año, que como todos, encadena un nuevo periodo en el que volveremos a empezar contando los días que quedan para alcanzar una fecha, un evento, un propósito, un encuentro...El final es la muerte, y así lo siento sin poder evitarlo. El principio es el nacimiento, la esperanza, la vista puesta al horizonte en busca de nuevas aventuras. Y así lo siento también desde el mismo momento en el que como cada año, y a duras penas, sigo la pauta de las agujas del reloj que marcan que un nuevo periodo muere mientras otro nace y llega con fuerzas renovadas buscando su sitio en la espiral de la vida.
PepaFraile 2011

23 dic. 2011

SOLO TIENES QUE PEDÍRMELO...

Ayer, volviendo de unas gestiones mientras corría calle arriba como una posesa en busca del coche para volver a casa iba pensando en cómo la vida gira a tu alrededor, y en cuantas veces nos convertimos en la ficha que da vueltas y vueltas en la ruleta de la suerte buscando el sitio donde pararse.
Con la mirada perdida y el pensamiento clavado entre la pena y la rabia giré la vista hacia una pila de libros que había en la callejunto a unos contenedores. Me sorprendió y me indignó un poco. ¿quién puede tirar los libros de esa manera?, pensé casi esquivándolos. Juro que me hubiera parado, pero llegaba tarde y mucho me temía que iba a encontrarme una linda multa en el coche. Solo pude leer uno de los títulos: "Sólo tienes que pedírmelo". Y pensé ¿por qué no?. Y pedí y pedí hasta llegar a mi casa.
Han pasado 13 días desde que recibí una noticia que me ha tenido herida todo este tiempo, preguntándome una y otra vez por qué. Después de más de siete años, la empresa decidió no renovarme el contrato. ¡Zasca!...como diría una de mis compañeras. ¿Las razones? Tan poco creibles y ensayadas frente a un espejo, cual protagonista de un cuento infantil, que me supieron igual que un trago de sal y limón ofrecido con un gesto de compasión mientras te giran la espalda.
Las cosas no salen siempre como queremos, y lo sé. Pero en muchas ocasiones, cuando crees que el mundo gira de pronto en contra tuya sin previo aviso, necesitas agarrarte a los brazos de quienes te ofrecen su cariño. Y durante estos días he tenido muchos brazos a los que agarrarme. Eso es una suerte. ¡Si señor!
Tengo mucha suerte en la vida. Disfruto cada día en los que la salud me permite trabajar y hacer muchas cosas que me gustan. Disfruto de mi familia, de sus logros, de mis "compamig@s", y de tantas cosas que solo nombrarlas llenarían un libro. Y para eso también tengo cuerda. Quiero que todo el mundo sepa que he compartido muchos años con el mejor equipo de trabajo que he conocido hasta ahora. Y lo suscribo, como diría...
Hace 12 días, los mismos, inicié un proceso de selección para trabajar haciendo lo mismo que he hecho hasta hoy en otra empresa: asesorar personas que quieren iniciar su aventura como empresarios.
Hoy, el día en el que me he despedido de mis compañer@s, los que me han demostrado que todavía hay mucho en lo que creer y que hay muchas cosas que merecen la pena...me han dado una notica. ¡Qué fuerte! Fortísimo. Un notición. ¡Vuelvo a tener trabajo! Y empiezo el día después de quedarme sin el anterior. Esto sí es un auténtico premio gordo...pero de los buenos.
Si tuviera que definirme, cosa que es dificilísimo, no porque yo sea rara, sino porque uno no pone la distancia necesaria para verse la mayoría de las veces, diría que soy una persona imperfecta, como todas las que he conocido hasta el momento, pero trabajadora, entusiasta y una buena corredora de fondo. Quien quiera suscribir, disentir o añadir algo al respecto tiene todas las letras del alfabeto a su disposición...
Cuando sea capaz de digerir todos los sentimientos, las sensaciones, los desvelos, la fatiga, el llanto y la alegría que se han encontrado en mi cuerpo y y mi corazón en apenas dos semanas...arderá Troya. Pasados esos días respiraré hondo, miraré hacia adelante, pisaré firme, y lo daré todo...como me gusta hacer cuando apuesto por quienes han creído en mí.
En la vida lo mejor es sumar. Y en esta nueva etapa que comenzaré en unos días estoy completamente segura que seguiré sumando personas, proyectos, retos y satisfacciones.
El título de ese libro, con el que casi me tropiezo ayer, fue una más de las señales, presente, discreta, como tantas otras que a buen seguro dejamos pasar delante de nuestras narices sin darnos cuenta. Las otras, las señales que me han dado todos los ánimos del mundo en estos días y han volcado toda su energía deseándome lo mejor...tienen nombre y apellidos. Gracias chic@os. Lo sabeis: Os quiero mucho!
PepaFraile 2011

Páginas vistas en total