3 dic. 2013


CREATIVIDAD SINCRONIZADA

Me acerco hoy un momento, después de un largo y denso día de trabajo, para dejar reflejada una sensación que convive conmigo desde mi perspectiva laboral. La llamaré, porque así lo he decidido ahora mismo, creatividad sincronizada. 
Sí, me dedico como muchos de vosotros sabréis a escuchar y orientar personas que se lanzan a la aventura de emprender como empresarios. 
Porque emprendedores no empresarios...haberlos también haylos...como decía aquel. Otro día hablamos de ello si queréis.
El caso es que quería compartir con vosotros un fenómeno que constato a lo largo y ancho de mi trayectoria laboral. 
Las ideas se contagian y se atraen cual feromona activa en busca de un cuerpo sobre el que desencadenar su efecto. Os lo prometo. Soy testigo de ello a diario. No entraré en detalle, porque no estaría bien hacerlo, pero es curioso, la gente quiere montar el mismo tipo de negocio y parece que se juntan todos, se ponen de acuerdo y me vienen a ver. Y no estamos hablando de negocios de toda la vida, no. En ocasiones son actividades nada convencionales, para entendernos. Muy curioso. Me encanta.
Escuchando a las personas que llegan hasta mi despacho ilusionadas y temerosas ante el precipicio al que alguno se asoman a pecho descubierto mientras otros lo hacen estirando el cuello sin moverse del sitio por si acaso, os diré que muchos días tengo la sensación de que las ideas viajan a través del aire, polinizando receptores a los que inocular con su germen, contagiar sus ganas y lanzarlos a la aventura de lo incierto, a la aventura de una oportunidad que quizás ha estado dormida en sus mentes durante mucho tiempo hasta ahora. 
La mágica y trepidante aventura que muchos se atreven a experimentar...
Pepa Fraile

0 comentarios:

Publicar un comentario

Me encantará leer tu opinión. Sé una de esas personas...

Páginas vistas en total