30 dic. 2014


Un 2014 que se va...


Bueno, ya estamos aquí un año más, viendo como sus horas se acaban y vienen empujando al que llaman el año de la niña bonita. Un poco melancólica, la verdad, como cada año por estas fechas.
Resumiendo el año...en dos palabras: IM - POSIBLE.
Han sido muchísimas cosas las que debería dejarme atrás para describir un año en el que me han acompañado:
La SALUD en mayúsculas y subrayada, sin hacerle demasiado caso a los pequeños achaques que se empeñan en colarse sin permiso de tanto en tanto.
El Amor, del bueno, del entrañable, del que levanta sonrisas, del que despierta todavía y una y otra vez la sensación de seguir vivo, del que arranca una carcajada, del que no se debe olvidar.
La familia, la que por suerte me tocó en la vida y todavía tengo y la mía propia, la que he logrado construir y de la que me siento tan orgullosa.
Los amigos, los de tantos años, los auténticos, los que siempre tienes en el recuerdo y con los que siempre puedes echar unas buenas charlas. Los nuevos, los viejos, los que llegarán.
El dinero, porque hay trabajo...que si no...
El trabajo, un bien preciado al que me agarro como una lapa, que multiplica su valor cuando encima te gusta.
El coraje y la fuerza, esa que sale de dentro, esa que se convierte en huracán hasta en los momentos en los que crees que ya no puedes más. Y siempre se puede un poco más.
El tiempo, ese que todos queremos estirar cuando algo nos gusta, ese que querríamos devorar cuando las cosas no salen bien. Ese que pasa inexorable para todos.
La ilusión, esa que cultivo tanto como sé, para poder llevar a cabo mis propósitos.
El aprendizaje, el de todos y cada uno de los días de mi existencia. Se aprende siempre, hasta de lo malo.
La mesura, esa cosa que me cuesta tanto contener y mantener todavía en demasiadas ocasiones.
El éxito, ese que nada tiene que ver con lo superfluo, sino con los propósitos que alimento con cariño todos los días de mi vida, aunque en ocasiones, y solo en ocasiones, me salga el pequeño monstruito que llevo dentro.
La felicidad, la que busco sin cesar abriendo mucho los ojos, y saboreo cuando alcanza mi alma, mis recuerdos, mi presente y mis mejores deseos bajo un profundo y orgulloso suspiro.
Mi sueño, el de ver publicadas, a fecha de hoy no una, ni dos, sino tres. Tres novelas como tres soles que ya forman parte de mi legado. Así, sin más: Orgullosa hasta el tuétano estoy de ellas.
La vida, que ahí es nada…
Las sonrisas sonoras, el aire resco en la cara, los proyectos, mis hijas, las ganas, la gratitud, la suerte, los retos, sumar, multiplicar…Si me dejara llevar tardaría un año, por lo menos, en dejar plasmado todo lo que siento, todo lo que pienso y todo lo que quiero seguir viviendo…y podría incluso escribir un libro. ¿Qué no me creéis? Sólo es cuestión de tiempo.


Pepa Fraile 2014©


1 comentarios:

Anónimo dijo...

En este contenido un "todo" ¡Felicidades amiga!
Un abrazo grande.
Ángeles

Publicar un comentario en la entrada

Me encantará leer tu opinión. Sé una de esas personas...

Páginas vistas en total