22 jul. 2013


TRASCENDENCIA


Algunas de las cosas que me pasan a diario despiertan en mí reflexiones que, más tarde o más temprano, necesito volcar de una de las maneras con las que más disfruto para comunicarme con los demás: escribir. La otra es hablar que, aunque no siempre, es el deporte que más practico por  profesión y por devoción. También tengo que decir que la edad reposa mis ideas y me deja disfrutar de ellas saboreando preciosos momentos de silencio que comparto con muy pocas personas y hasta con ninguna.
Total que ayer, hablando con una buena amiga (ya os lo decía o) a la que admiro y aprecio por su arranque, su talante currante y su coraje luchador, me decía con una sonrisa que esto que estoy haciendo yo, lo de escribir novelas, es algo que quedará para la posteridad, para cuando ya no esté en este mundo. Algo así como un legado que podré dejar a mis hijas y a la humanidad a modo de "ahí tenéis la herencia de vuestra madre que un día decidió ofrecerle al mundo sus escritos". 
Y eso me hizo pensar. Mucho más de lo que hubiera imaginado hasta el día de ayer. Es que ni siquiera me lo había planteado. Escribo porque me gusta. Qué digo me gusta, ¡me encanta! Escribo porque sí, y nunca me había parado a pensar que quizás algún día alguien tome entre sus manos una de mis novelas y sonría pensando: - Mira, la novela tal o cual que escribió Pepa Fraile. ¡Qué vértigo!
Ufff, si me paro a pensar en profundidad lo cierto es que es una cuestión que me sumerge en una especie de espiral mental al tiempo que satisfacción.
Y es verdad. Independientemente del valor que representen las mías y las de cualquier persona que, como yo, decidió algún día dejar este humilde legado, existe el factor trascendente que nadie podrá poner en duda.
Las siete verdades de Elena y El secreto de Amalia son, de momento, las huellas que dejaré algún día, espero que muy lejano en el tiempo.
 
PepaFraile 2013
 

3 comentarios:

Anónimo dijo...

TRASCENDENCIA IMPERECEDERA. ¡ENHORABUENA!
Angeles.

Pepa Fraile dijo...

Querida amiga Ángeles, gracias mil por tus aportaciones en este humilde blog! La trascendencia nos aguarda impaciente a ambas!!!!

Rosa B.G dijo...

Hola Pepa, he llegado hasta tu blog a través de otros blogs de amistades. Estuve visitándolo, a pesar de que el tiempo me apremia con el trabajo.El día tiene pocas horas para hacer todo lo que una desearía: escribir, leer, etc.
Me encanta esta entrada, esta reflexión sobre tus libros y la huella que dejarán.
Decirte que cuando lo leía me sentía identificada en eso de:"Escribo porque me gusta. Qué digo me gusta, ¡me encanta! Escribo porque sí", a mí me pasa lo mismo.Todavía no escribí ninguna novela pero estoy en ello y mi frase preferida es ésta: "escribir es vivir, sentir, estar vivo"...creo que muy identificada con la tuya.
Te deseo grandes éxitos con tus novelas y las venideras porque seguro escribirás más.
Cuesta mucho hacerse un hueco en este camino, pero los sueños a veces son realizables,si se trabajan y se buscan.
Mientras tanto, yo pasaré por Amazón donde ya estuve leyendo las reseñas tan buenas que han puesto sobre tus libros, y en breve los leeré también,ya los anoto en mi lista de deseos.Tengo unos cuantos pendientes ahora mismo, pero pronto será.

Un abrazo.
Me quedo como seguidora y te invito a pasarte por mi blog también, donde hay poesía y relatos breves.
Destacar que mi poesía normalmente es de tipo irónico, digamos para sacudir un poco esta cadena de tristeza en la que nos está sumergiendo esta crisis y la situación actual económica.

Espero te guste,
Rosa

Publicar un comentario

Me encantará leer tu opinión. Sé una de esas personas...

Páginas vistas en total