16 may. 2012


Dia de contrastes...

Hoy ha sido un dia diferente para mí. Emociones, nervios, viejos olores, antiguos conocidos, conversaciones sencillas...un agradable contraste que quería compartir por aquí.
Hoy se han reparado, en la única manera que podía hacerse, una de las tantas injusticias que se comenten hoy en día con personas que, como yo, no tienen ningún empeño en demostrar su "poder" pisando a los demás. La huella no se deja con la marca de la suela del zapato. Los que entienden eso están muy faltos de cariño y seguridad en sí mismos. El poder se tiene y se usa para otras cosas. Punto y pelota.
He cerrado una etapa de mi vida laboral en la que solo permaneceran, por suerte, las personas que han valido la pena, que son unas cuantas. Resuelto esto, he podido pasear por lo que toda mi vida continuará siendo "mi barrio". El barrio en el que crecí, orgullosa de pertenecer a él, ayer, hoy y mañana, y que todavía hoy en día conserva su esencia, a pesar de los cambios que muchos se empeñan en denostar.
He tomado un café en el lugar en el que con mi novio pasábamos muchas menos tardes de las deseadas, regalándonos besos junto a un cubata.
He percibido el ambiente, la gente, disfrutando de dar pasos cortos y pausados, saludando a personas que hacía años que no veía, capturando el olor de las calles, de las paradas de carne, pescado, frutas...qué bien. Ha sido estupendo.
Como la falsa modestia es eso, falsa, alguien me ha dicho, mientras vendía huevos en su parada, que gente como yo había poca. Qué os puedo decir al respecto. Sé que no le gusto a todo el mundo, y eso que ya me gustaría, pero escuchar esas palabras de alguien que solo te debe un tiempo de tu trabajo, un gesto amable y algunos ratos de sentir que que estabas a su lado, llena el ego hasta el infinito y más allá.
Ya en la tarde he disfrutado de la compañía de una vieja y querida amiga, con la que me unen muchos lazos afectivos en el tiempo y en el espacio, aunque nuestros proyectos de vida sigan caminos diferentes. Pero nos queremos, y eso es lo que cuenta.
Ha sido un día de contrastes, de alegrias, de despedidas emocionales, de personas, de olores, de lugares. Todo en uno.Tengo la cabeza llena, el corazón contento y la esperanza puesta en un futuro que, aunque no lo parezca, tiene que cambiar. Estoy segura que así será. En mi minúscula opinión, lo deberíamos cambiar entre todos, bajo un sistema más justo, más racional, más honesto, sin equivocarnos en pensar que estar fuera del sistema es aprovechar sólo lo que nos gusta de él. Diría más cosas, pero hoy pienso regalarme el resto de las horas haciendo solo lo que me gusta y celebrarlo con mi familia. Así sea.
PepaFraile 2012

0 comentarios:

Publicar un comentario

Me encantará leer tu opinión. Sé una de esas personas...

Páginas vistas en total